CARTA ABIERTA A LA PRESIDENTE DE LA NACION ARGENTINA

(Recibido de Argentina, publicado desde Chicago)

Ante todo debo pedirle disculpas a la presidente por intentar respetar las reglas del idioma y no usar el término presidenta, usado incorrectamente, el cargo es de presidente y además agrego que cuando hablo de ciudadanos no especifico el sexo, ya que no es necesario.
Pero en primer término me voy a presentar, soy uno de los tantos ciudadanos que ha sido estafado por la Anses, entidad que depende directamente de Presidencia de la Nación y que no respeta la ley que les confiere a los jubilados derechos adquiridos.

Debo aclara que no milito en política ni aspiro a cargo alguno, solo pretendo que se respeten mis derechos como ciudadano.
Hoy a muchos les sorprende que el gobierno haya dado órdenes de no cumplir con fallos judiciales emanados de tribunales del exterior, cabe acotar que en su oportunidad Argentina aceptó como válidos esos tribunales, pero se trata de una sorpresa que solo afecta a quienes ignoran que su gobierno, Sra. Presidente, vive “desacatando” los fallos judiciales en la Argentina, incluso los provenientes de una Corte Suprema de Justicia que fue renovada durante la llamada “década ganada”, es más, no solo “desacata” sino que persigue a los funcionarios judiciales que no le son adictos en forma incondicional.

Mientras el país naufraga devorado por la inflación, que existe a pesar de los esfuerzos denodados del INDEC, crece el delito, la droga campea por sus respetos y en cuanto a la seguridad jurídica… mejor no hablar.

Ud. en sus largos discursos por cadena nacional habla de éxitos logrados que hay que conservar y sería oportuno aclarar que dichos éxitos solo han sido obtenidos por los “amigos del poder” a costa del progreso de Argentina.

Hoy Ud. Dice temer por su vida y lo dice mirando al Norte cuando no hace muchos días dijo haber recibido amenazas de “Oriente”.

Si se siente amenazada por ambos extremos de la política internacional se podría llegar a la conclusión que “el peligro que llega de oriente”, el “oriente” a que se refiere debiera estar sumamente desagradecido con su gestión, por ejemplo al abrirle las puertas a Irán con un tratado que intentaba desviar las culpas por el atentado a la AMIA, pero en el caso del Norte ¿Cuál puede ser el interés en perjudicarla? ¿Qué importancia podemos tener como país que justificaría organizar un complot?
No tema Sra. Presidente, no hay enemigos externos reales, además Ud. no viaja en tren (se recomienda que no lo haga, siga trasladándose en helicóptero o en su flota aérea presidencial) y recuerde que además cuenta con custodia armada que pagamos todos los argentinos, deje el temor para los ciudadanos acosados por los delincuentes y los carteles de la droga.

No apele al recurso de inventar enemigos inexistentes para lograr conmiseración y un apoyo que cada día disminuye por culpa de sus errores, aunque hay quienes insisten en que lo que Ud. intenta sería un autogolpe.

Quienes están medianamente informados no desconocen que ningún capital se decide a invertir en Argentina, salvo con condiciones que podrían definirse como usurarias, ni el patrimonio de argentinos que guardan sus dineros a buen recaudo en el exterior se anima a regresar ¿Son todos tontos que prefieren acumular sus bienes en divisas que se devalúan, según Ud. ha dicho, y que en muchos casos no devengan intereses en lugar de hacerlo en el país floreciente como el que Ud. nos pinta?
Por otra parte tampoco busque enemigos en los países vecinos, Brasil, Uruguay y Paraguay se encuentran muy agradecidos por su política, gracias a ella han ocupadolos lugares que nuestro país ha abandonado.
El agro que tuvo su momento de esplendor hoy se encuentra en bancarrota, los mercados de granos en “baja” y las retenciones, que muchos opinan son ilegales, lo terminan de ahogar, a la industria ya no le alcanza con las “protecciones” porque la imposibilidad de importar insumos y el “cepo cambiario” frenan la producción.
Por falta de obras de infraestructura media provincia de Buenos Aires se encuentra bajo las aguas y no hablar de caminos y rutas que son realmente intransitables.
Los jubilados hoy han visto mermar sus ingresos que son inferiores, en todas las categorías a los percibidos en la tan denostada década del 90…
Mientras tanto para poder conservar el resto de poder que le queda, su gobierno ha creado infinidad de puestos en la administración pública, originando los llamados “votos cautivos”, una verdadera bomba de tiempo que a no dudar en algún momento estallará y no habrá ilesos, salvo los que han sabido hacer fortuna y ponerla a buen recaudo.
Tal vez Ud. no visita los supermercados como “usuaria” pero no debe ignorar que ya hay desabastecimiento y muchos productos ya no se reponen.

Pero es mi obligación hacerle notar que si Ud. hubiese logrado como gobernante el éxito que ha tenido manejando su fortuna personal, hoy tendríamos un país que sería la envidia del mundo entero, tal vez esa sea una explicación que nos debe.

Pero recuerde Sra. Presidente, además de la Justicia Divina, que no se compra se ni alquila, hay dos cosas que son implacables, la conciencia cuando despierta de su letargo y la historia que a la larga no perdona.

Por último voy a repetir una frase aparecida en las “redes sociales”…. “Si me pasa algo no miren a Oriente ni al Norte… miren a la Anses…”

Horacio G. Dupuya

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: