HOMENAJE DEL EJERCITO ARGENTINO A LOS MAESTROS DE ESCUELA

QUIZAS ME QUEDE EN EL TIEMPO, SE QUE ES DIFÍCIL PERO NO IMPOSIBLE CAMBIAR LA REALIDAD DE ARGENTINA DE HOY. ME GUSTARÍA PODER VIVIR HASTA VERLO CONCRETADO. ESE ERA EL EJÉRCITO, AL QUE EXTRAÑO EN SU ESPÍRITU Y TRADICIONES, ACTUALIZADO EN SUS MEDIOS Y A LOS TIEMPOS GLOBALIZADOS, PERO SIN CAMBIAR SU HIDALGUÍA Y RAZON DE SER.

 

Es el testimonio de un hecho que necesitan conocer nuestros jóvenes y también aquellos otros hoy no tan jóvenes, es un homenaje a los Maestros, es un relato que revive experiencias vívidas en quienes vistiendo orgullosos el uniforme marrón terroso….. caminaron su país.-

 

Un abrazo grande

 

“MAESTROS”

 

Hoy quiero transmitirles un homenaje a los maestros, a través de lo expresado en un escrito, por el Mayor de Caballería (R) D. Luis Noailles French (de la camada de papá y su íntimo amigo).-

 

 “A fines de 1933 volvíamos de la Cambai situada al Norte del río Mocoretá en la Prov. de Corrientes.

Luego de realizar unas maniobras muy lluviosas, ya atravesamos el nombrado río, con 1.000 metros de ancho a nado y 5 Km. de bañado, cansados y con la ropa húmeda.

 

A la cabeza de la columna marchaba el Tte. Cnel. Donovan con su ayudante el Subteniente Espinosa. Atrás de ellos marchaba yo con la bandera de guerra enfundada, luego los 5 escuadrones. Serían las 11 horas y el sol rajaba la tierra y la humedad era insoportable. Desde una lomada vimos un grupo de chicos, acompañados por una maestra de nomás de 20 años que corrían hacia el camino. Al fondo se divisaba una escuela rancho y su bandera.

 

El Tte. Cnel. Donovan ordenó al corneta de órdenes de alto y el regimiento se detuvo. Luego hizo tocar Prepararse para desfilar y a mí, me ordenó: subteniente desenfunde la bandera. Hizo pasar la banda al frente y esperamos que la Señorita maestra llegara con los chicos al alambrado. Arrancó la banda y él se dirigió hacia el grupo de argentinos y saludando a la Señorita y pidiéndole permiso para inciar el desfile con su sable desenvainado. Los chicos eran una sola boca abierta y la maestra lloraba, digo mal sollozaba. Estábamos listos y todo el Regimiento 6° de Caballería rindió honores a ésa maestra y a sus alumnos, mientras las lágrimas brotaban silenciosas y ése grupo humano argentino miraba absorto a las armas de la Patria que reconocían sus sacrificios por hacer cada día algo por la Argentina.

 

 ….Fue para mí el más brillante desfile de toda mí carrera militar, que hoy a mis 86 años (fue escrito en 1998) me emociono hasta las lágrimas cuando recuerdo el momento que Dios me permitió vivir….”

 

*******

Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: