ARGENTINA NUMERO UNO

Enlace Corto > http://wp.me/p2hqUO-U1

Argentina: Ejemplo Mundial

by Jacinto Chiclana

don pirulero

La Argentina ostenta el primer puesto mundial en el juego del Don Pirulero.

“…el cirujano, suelto de cuerpo, con pulso firme y confiado en su maestría, tomó con firmeza el afiladísimo bisturí y con aquilatada seguridad trazó el profundo corte, siguiendo la larga línea dibujada con marcador sobre el abdomen del macilento paciente, que por cierto tenía más aspecto de cadáver, que de estar vivo…”

“La carne se abrió como si una fuerza interior la impulsara; como si hubiese estado esperando la liberación del corte aliviador…”

“…todos, el cirujano y su ayudante, anestesista, enfermeras, instrumentadoras y auxiliares, se echaron hacia atrás con violencia, adivinándose en sus caras ocultas por las verdes mascarillas, los gestos de repugnancia y asombro…”

“…el olor que de pronto inundó el quirófano era espantoso y millones de gordos y serpenteantes gusanos pululaban por doquier, desbordando la herida abierta, molestos por la repentina intrusión y la explosión de luz a la que no estaban acostumbrados, en su silenciosa e imparable tarea de comerse al paciente por dentro…”

Este párrafo, que bien podría tratarse de un fragmento de un truculento relato, tomado de una escatológica sala de cirugía, lejos está de pertenecer al campo de la medicina.

Es lo que pasa en esta doliente Argentina, infectada hasta el tuétano por los gusanos, hijos putativos de la podredumbre generalizada que nos conquista.

Así estamos. Donde se hunde el bisturí encontraremos el tejido descompuesto y maloliente, producto de años de aquelarre ilimitado en el que el concubinato impuro de la política y la corrupción ha calado hasta los huesos en la estructura social.

Y todo hace presumir que, sea donde sea que las nuevas autoridades hundan el bisturí, seguramente encontrarán más focos de gangrena enquistados en lo profundo de la estructura de las instituciones.

Todos sabemos ya que esa septicemia, prohijada sistemáticamente durante estos largos doce años de avasallamiento, opera como un lastre pesado que nos dificulta el despegue que merecemos como Nación.

Ya en conocimiento de ello, deviene irremediablemente la gran pregunta: ¿Seguiremos contemplando con estoicismo e indiferencia las explosiones de gusanos?

¿Continuaremos participando de este campeonato de Don Pirulero?

¿Habrá algún señor fiscal de la Nación o quizás algún honorable señor Juez que tome cartas en estos asuntos y se aboque a investigar a estos personajes ligados a las mafias?

¿Alguno de los señores magistrados dejará de atender sólo su juego y verificará qué hay de cierto en las denunciadas ramificaciones que enlazan a los fugados misteriosamente del penal de máxima seguridad con personajes políticos, que lejos de amedrentarse y llamarse a silencio redoblan sus apuestas con frases de compadrito a la violeta?

¡Qué bueno sería para la salud de la República que varios jueces y fiscales actuaran de oficio y desbrozaran estas marañas que son “VOX POPULI” pero que nunca arriban a una resolución final!

¡Qué bueno sería saber si realmente “La Morsa” es quien dicen que es…!

No faltará aquel despistado que crea que los esfuerzos del nuevo gobierno deben estar centrados exclusivamente en los detalles de gestión, para solucionar la pobreza, la inseguridad, la inflación, las deficiencias de la educación, las finanzas públicas y otras desgracias heredadas.

Claro que todo eso es prioritario e importante, pero también lo es ventilar los miasmas putrefactos que nos envuelven cada vez que alguien hunde el bisturí.

De no ser así, seguiremos sospechando de todo y de todos y cualquier cosa que nos digan despertará nuestras dudas.

Es imprescindible que cunda el escarmiento.

Es elemental que se raspe hasta el hueso la carne podrida.

Es necesario que dejemos de jugar al Don Pirulero y que los que tienen que hacer, hagan.

¡Queremos volver a creer…!!

Usted se preguntará lo mismo que yo me pregunto: ¿quedan funcionarios con los atributos necesarios para transformar esa famosa frase hecha, que repetimos hasta el cansancio: “llegar hasta las últimas consecuencias…” en algo más que simples y huecas palabras?

Porque si llegar hasta las últimas consecuencias es parecido a lo que sabemos del caso Nisman, a poco tiempo de cumplirse un año de su muerte… ¡no sirve…!

Ninguno de nosotros ignora que menuda tarea tienen por delante quienes hoy nos gobiernan, para combatir las infecciones con las que dejaron el cuerpo de la Nación, pero de nada serviría si la impunidad generalizada, mas allá de algún chivo expiatorio condenado con reticencia y liviandad, permite que nunca sepamos quiénes aprovecharon sus cargos para enriquecerse ilícitamente o se asociaron con delincuentes comunes para inundar de drogas el país.

Por eso creo que el pueblo, sobre todo el pueblo sano que no se dejó comprar con prebendas tendenciosas, necesita que se llegue hasta el caracú en todo esto.

Veríamos con sumo beneplácito que se formen comisiones especiales de notables, para que se investigue a cada uno de los personajes que llenaron por años las tapas de los diarios y que hoy, llenos de soberbia y borrachos de impunidad, salen a vociferar con sus frases pícaras y risueñas de filósofos de arrabal y léxico de albañal, convencidos de que nunca deberán rendir cuentas ante la justicia de los hombres, despreocupados de la justicia divina por sentirla lejos e inasible y por ser ateos funcionales con tendencia a la herejía, porque ningún inmoral puede creer sinceramente en Dios.

Basta de Don Pirulero.

Basta de cuidar cada uno su “augero”.

Basta de pretender ciudadanos ejemplares, insertados contra natura en un cuerpo social deforme de tanta inmoralidad y malos ejemplos.

Basta de creer que es más ladrón el motochorro o el punga del subte o el boquetero o el pirata del asfalto y otras especialidades del hampa, que el chorro de traje y corbata con verborrea de conventillo del bajo Flores y pinta de taita orillero.

Basta de creer que lo de Boudou fue un desliz insignificante. Sólo a una rata de alcantarilla se le ocurre falsificar los papeles de un auto para despojar a una ex esposa.

Dejemos de aceptar resignadamente que es natural que la política sea un reducto en el que recalan los alérgicos al laburo, personajes de dudoso prontuario y amistades impresentables que esconden muertos en sus roperos.

Metamos tres o cuatro en cana y veremos cómo cierran la cloaca con o sin telón piloso los canyengues deslenguados.

Que aparezca el matasanos que, con valentía y dedicación, rasque y raspe la matadura agusanada, hasta liberarla de la podredumbre gangrenosa que se extiende como una enredadera venenosa por los cimientos de la política, para volver a hacerla creíble y recuperar la vocación de servicio, que viene siendo reemplazada desde hace muchos años por la ambición y la codicia.

Resucitemos el dogma.

Rescatemos el valor del ejemplo que llega de arriba.

Desenmascaremos a los arribistas, aislando y repudiando a los equilibristas exitosos, que caminan sin red por la cuerda floja de la moral.

Quizás entonces podremos decir con orgullo:

“¡S o y    Argentino!”

Y Será Justicia.

Jacinto Chiclana

Difundalo con > http://wp.me/p2hqUO-U1

 

7 comments for “Argentina: Número uno”

  1. Jorge de San Miguel
    04/01/2016 at 8:11 AM

    “Una septicemia prohijada sistemáticamente durante doce largos años de avasallamiento”.
    Si queremos realmente curarnos de tan grave enfermedad, yo diría que tenemos que reconocer que no fueron solamente doce años.

    • Carlos
      04/01/2016 at 3:53 PM

      No solo NO fueron solo doce años, sino que FUERON con el caluroso apoyo de la sociedad. Creo recordar que los kirchner (con minúscula) gobernaron doce años porque los eligieron. Y los Menem estuvieron diez años en el poder gracias al voto de NADIE, porque, aparentemente, nadie lo votó… Lo cual refuerza la idea de que esta es, además de otros calificativos, una sociedad de hipócritas.

  2. joe
    04/01/2016 at 1:22 PM

    LA ARGENTINA ESTÁ PODRIDA.
    LA JUSTICIA TIENE EL BISTURÍ.
    ¿LO USARAN?
    ¿O PREFIEREN QUE EL PUEBLO LO HAGA CON SERRUCHOS?

  3. Carlos
    04/01/2016 at 3:47 PM

    Sospecho, con ciertos fundamentos, que me voy a ir de este mundo sin poder decir “con orgullo” que soy argentino. Muy interesante lo ilustrado por la nota, pero yo me pregunto: ¿alguien toma conciencia de que esto es así porque la sociedad lo permitió? Y no solo lo permitió durante 12 años, como dice la nota. Lo viene permitiendo desde hace varias, VARIAS, décadas. Si la sociedad argentina ha elegido y reelegido ser gobernada por delincuentes, no puede esperar otra cosa que esto que tenemos ahora. Mientras tanto, algunos nos dedicamos a observar atónitos y desencajados cómo el país va cayendo cada vez más profundamente en el pozo de excrementos, sin poder hacer demasiado. Entretanto, buena parte de la sociedad se entretiene con la peleas mediáticas de Vicuña y Pampita, de Tinelli y la Afa (otra historia de ladrones), con la autosatisfacción de Moria, ya sin las esposas, con la fiesta de fin de año de los drogones referentes del kirchnerismo (léase Moria, Pito Faez y Charlie….) En fin… Argentina, un país lamentable, con una sociedad más lamentable aún.

    • pedro spinelli
      04/01/2016 at 5:25 PM

      Y si Carlos , es como usted dice , lamentable , mientras tanto los ases del choreo , Kretina , la abogada exitosa y arquitecta egipcia , Aníbal ” La Morsa ” y tantos otros cómplices continúan infectando el ambiente nacional .

  4. Tigre
    04/01/2016 at 6:18 PM

    LA GANGRENA REQUIERE UNA EXTIRPACION TOTAL DEL MIEMBRO U ORGANO AFECTADO. EN LA ARGENTINA LAMENTABLEMENTE ESTA ENFERMO TODO EL CUERPO.
    LA JUSTICIA HACE DECADAS QUE ESTA EN MUY MALAS MANOS; A SUS INTEGRANTES SOLO LES IMPORTA COBRAR LOS SUCULENTOS SUELDOS Y ASEGURARSE LA JUBILACION DE PRIVILEGIO.
    ASI TENEMOS EJEMPLOS COMO EL HOYOHERVIDO, EL ZAFFARANCHO, LA DESPISTADA FISCAL DEL CASO NISMAN QUE PARECE SER QUE NUNCA SUPO EN SU LARGA VIDA DE QUE SE TRATA ESA FUNCION.
    “LLEGAR HASTA LAS ULTIMAS CONSECUENCIAS” SIGNIFICA SUBIR TODA UNA ESCALERA Y LLEGAR A DESTINO; AQUI SE SUBE EL PRIMER ESCALON Y NADA MAS. SE LLENAN DE PAPELES, PAPELITOS Y PAPELONES LOS JUZGADOS HASTA “QUE EL TIEMPO LOS MATE A LOS DOS” (COMO DICE EL TANGO) O A TODOS O LA CAUSA SE PASA DE JUEZ EN JUEZ HASTA QUE PRESCRIBA CON EL CORRER DE LOS AÑOS.
    HEMOS TIRADO LA PALABRA HONESTIDAD EN EL ARCON DE LOS RECUERDOS.
    LA REPUBLICA ARGENTINA FUE UN PAIS HACE MUCHOS AÑOS.
    NOSOTROS LO HEMOS CONVERTIDO EN “CAMBALACHE” COMO LO ESCRIBIO ENRIQUE SANTOS DISCEPOLO EN 1935.Y QUE DEBERIAMOS ADOPTAR COMO EL NUEVO HIMNO DE ESTA REPUBLIQUETA.

  5. No pedirle peras al olmo
    04/01/2016 at 8:21 PM

    La sociedad elige entre las opciones del menú.
    No le da para pensar quiénes ni porqué lo armaron.
    No le alcanza el nivel de instrucción para entender el teatro de la política, ni quién la maneja, ni cómo funciona.
    No le da para pensar que, gane quien gane los resultados son digitados por “el gran titiritero”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: